la finca tradicional

el territorio

La explotación y mercantilización del territorio ha limitado históricamente las prácticas tradicionales de las comunidades afrocolombianas originadas en los palenques de refugio encubiertos en el monte, a los que acudieron los esclavizados fugitivos durante la colonia. Desde ese entonces, las comunidades resisten al monopolio y a la explotación. En circunstancias de gran fragilidad y fluctuación la resistencia se transforma y se actualiza, permanece vigente, vital y esperanzadora.

La Finca Tradicional Afrocaucana es una forma agraria productiva y reproductiva de trabajo familiar y comunitario. Esta forma de producción construye territorialidad a través de relaciones y vínculos de parentesco y proximidad y manifiesta una comprensión de la vida en una dimensión ancestral. La producción campesina entraña una visión del mundo, un esquema de pensamiento de la diversidad que procura coherencia con sus valores, organización social, intereses políticos, un significado profundo de identidad cultural territorial y la seguridad de un lugar para la vida a través de relaciones afectivas con el entorno. 

La visibilidad política de los pueblos afro-nortecaucanos se basa en la Constitución pluriétnica y multicultural de 1991. A su vez, la Ley 70 de 1993 se constituye en uno de los elementos de arraigo y defensa del Territorio desde la activación de las memorias y tradiciones de su africanidad.

Si bien las memorias de los niños, como su experiencia de vida, son cortas, no se les puede excluir de las dinámicas sociales y políticas que atraviesan su pasado, su presente y su futuro.  Este proyecto busca evidenciar los valores de los niños y las niñas en defensa de su territorio a través de prácticas artísticas.

Contáctanos

ponti.gif